fbpx

Neuroma de Morton

El Neuroma de Morton o Metatarsalgia de Morton es una de las principales causas de dolor en la parte anterior del pie, y un motivo de consulta muy frecuente en los servicios especializados en patología del pie.

Introducción

El origen del Neuroma de Morton no está claro, pero se produce una fibrosis e inflamación de uno de los nervios digitales plantares (los nervios que discurren entre los dedos de los pies), sobre todo del espacio entre el tercer y cuarto dedo.

El Neuroma de Morton es más común en las mujeres que en los hombres, y es una causa habitual de dolor en la parte anterior del pie. Aunque su origen no es claro, se han propuesto varias teorías, desde un daño crónico del nervio por tracciones repetidas, un déficit vascular en la vaina de los nervios, un efecto compresivo por las estructuras adyacentes o la inflamación de las mismas.

Aunque el origen no esté claramente establecido, se ha demostrado una asociación entre la disminución del rango de dorsiflexión del pie y el riesgo de desarrollar un neuroma de Morton; entre el uso de calzado estrecho y tacones altos con el desarrollo de esta patología; y entre la presencia de deformidades, como los juantes o los dedos en martillo o en garra, y el desarrollo de neuromas.

Infografia Neuroma Morton

Síntomas

Este engrosamiento del nervio interdigital produce un dolor lacerante de unas características distintas a la de una metatarsalgia.

El dolor es su síntoma más habitual, y característicamente empeora al caminar, al estar de pie y al usar zapatos estrechos. Es característico del Neuroma de Morton que el dolor aparezca de forma súbita y repentina, y que se describa como “eléctrico”. El paciente suele tener que descalzarse y masajearse la planta del pie, lo que suele producir alivio.

Además del dolor, que puede persistir en reposo, el paciente puede notar calambres, acolchamiento o hormigueos en la zona del neuroma.

Diagnóstico

El diagnóstico es sencillo ante la sintomatología del paciente, que despierta la sospecha de un Neuroma de Morton. El dolor puede ser reproducido al palpar el nervio entre los dedos o al comprimir la parte delantera del pie.

Es relativamente frecuente que el paciente tenga más de un neuroma. Las localizaciones habituales son entre el tercer y el cuarto dedo (tercer espacio interdigital); y entre el segundo y el tercero (segundo espacio interdigital).

Conviene realizar radiografías simples de los pies en carga y oblicuas del antepie, para valorar cuidadosamente la longitud de los metatarsianos, sus posibles deformidades óseas o articulares, así como problemas en el dedo gordo del pie. Además cuando hay sospecha de que el dolor es debido al neuroma, conviene confirmarlo con imágenes de ecografía o resonancia magnética. A veces el neuroma es de pequeño tamaño y es realmente difícil diferenciarlo con dichas pruebas.

Las pruebas de imagen nos ayudan a distinguir el Neuroma de Morton de otras posibles causas de dolor en la zona, como la bursitis metatarsiana o la artrosis del antepie.

Tratamiento

El tratamiento varía dependiendo de la severidad del dolor y el tamaño del neuroma.

Tratamiento conservador

En casos de dolor leve se puede comenzar con reposo y elevación del pie, tratamiento de fisioterapia, y cambios en el calzado y la actividad. La toma de antiinflamatorios o analgésicos orales puede ayudar a controlar los síntomas.

También el uso de prótesis o almohadillas protectoras que disminuyan la carga sobre la zona afectada puede mejorar los síntomas.

Si el dolor es más importante o persistente, se puede realizar alguna infiltración con corticoides y anestésicos, sobre todo si el paciente lo demanda y tiene miedo a una intervención de otro tipo. Los beneficios con las infiltraciones suelen ser temporales.

Tratamiento quirúrgico – Cirugía del Neuroma de Morton

El tratamiento clásico del neuroma de Morton es la cirugía abierta. Recientemente se ha empezado a aplicar un tratamiento por radiofrecuencia del neuroma de Morton que permite, con anestesia local y solamente un pinchazo, disminuir el neuroma de forma significativo, haciendo desaparecer los síntomas del paciente. Este sencillo proceso tiene el inconveniente de que tienen una mayor tasa de recidiva, por lo que en ocasiones se debe repetir. Sin embargo, a su favor juegas que no deja cicatriz y no tiene efectos adversos.

El tratamiento definitivo, en caso de neuromas grandes o de fallo de las opciones previamente descritas, es la extirpación quirúrgica. Esta cirugía es relativamente sencilla. Hay varias vías de abordaje. Una de las más prácticas es por el dorso del pie, a través de una incisión de unos dos centímetros que tiene poca repercusión estética y no suele producir dolor.

Se trata de una cirugía menor que no requiere hospitalización. La mejoría es inmediata tras la cirugía, aunque el paciente debe permanecer en reposo relativo hasta la retirada de los puntos en dos semanas aproximadamente. No precisa rehabilitación posterior a la cirugía.

Recomendaciones para pacientes

  • Usar calzado de tamaño apropiado, zapatos amplios y cómodos, y evitar aquellos donde los dedos queden apretados.
  • Evitar los tacones altos en la medida de lo posible.
  • Usar plantillas acolchadas y suaves.
  • Realizar ejercicios para mejorar la fuerza y flexibilidad general del pie. Por ejemplo, recoger y soltar una canica con los dedos de los pies, o sujetar los cinco dedos con una banda elástica y abrirlos, manteniendo la extensión unos segundos.
  • Realizar ejercicios de relajación para la fascia plantar (la membrana que recubre la musculatura del pie), como usar una pelota de golf o una lata fría para pisar con el pie y masajear la fascia.
  • Realizar ejercicios activos de estiramiento de gemelos, colocando las puntas de los pies sobre un escalón y bajando los talones lo máximo posible hacia el escalón inferior.
Referencias:
Naraghi R, Bremner A, Slack-Smith L, Bryant A. The relationship between foot posture index, ankle equinus, body mass index and intermetatarsal neuroma. J Foot Ankle Res. 2016 Dec 1;9:46.
S. Valisena, et al., Treatment of Morton’s neuroma: A systematic review, Foot Ankle Surg (2017)

Visita otros artículos relacionados
con la unidad de traumatología

Menú