fbpx

Estenosis de uretra

La estenosis de uretra es un estrechamiento en el calibre de la uretra que condiciona una dificultad en la micción

Esta estenosis puede localizarse en cualquier punto del trayecto de la uretra (desde la vejiga hasta el meato urinario). Afecta con más frecuencia a varones, pero también puede, ocasionalmente, producirse en mujeres.

Causas

La estenosis de uretra se produce, habitualmente, tras un daño en la mucosa uretral que provoca una cicatriz posterior con retracción y estenosis; sin embargo un porcentaje de casos ocurren sin desendenante claro, habitualmente por una malformación de nacimiento.

Entre las causas más frecuentes que la producen:

  • Traumatismos con fractura de pelvis
  • Caida a horcajadas
  • Infecciones genitales
  • Sondajes urinarios
  • Balanitis esclerosante

Síntomas

Los síntomas de la estenosis uretral son secundarios a la dificultad en el vaciado de la vejiga: debilidad en el chorro urinario, goteo tras la micción, dificultad para iniciar la micción, sensación de ardor y quemazón uretral, vaciado incompleto de la vejiga o episodios de retención urinaria.

Estos síntomas son comunes a otros procesos que dificultan el vaciamiento vesical, como la hipertrofia de próstata, por eso es necesario un estudio detallado para determinar si los síntomas se deben a una estenosis uretral u a otro proceso.

El estudio puede incluir una flujometría, una uretrografía o una cistoscopia.

Tratamiento

Hay dos tipos de tratamiento de la estenosis uretral.

  • El primer tipo de tratamiento está dirigido a salvar la obstrucción sin tratarla, bien con dilataciones de la estenosis, bien con resección de parte de la estenosis con endoscopia, o bien con la colocación de un stent para dilatar la estenosis. El problema de estos tratamientos es que la estenosis recidiva con cierta frecuencia y que solo permite tratar estenosis relativamente cortas.
  • El otro grupo de cirugías trata directamente la estenosis, bien resecando el fragmento de uretra estenosado (en las estenosis más cortas) o bien sustituyendo el fragmento estenosado por una plastia de tejido proveniente de otra mucosa, como la boca, el pene o la lengua (en las estenosis más largas).

Postoperatorio

El postoperatorio depende del tipo de cirugía que indique el especialista. En los casos leves tratados con dilataciones, el paciente puede irse a casa después del procedimiento. En casos más complejos, que precisan plastias, puede precisar uno o dos días de ingreso.

Suele ser necesario llevar una sonda urinaria unos días tras la intervención.

La complicación más frecuente de los procedimientos, excepcionando las infecciones de la vía urinaria, es la reaparición de la estenosis, que puede ocurrir hasta varios años después de la cirugía, por lo que se aconseja un seguimiento prolongado.

Visita otros artículos relacionados
con la unidad de urología

Menú