fbpx

Artroscopia de hombro

La artroscopia de hombro es un procedimiento en el que, a través de unas pequeñas incisiones en la piel, se introducen una pequeña cámara y instrumental especial en la articulación del hombro

Unidad Especialistas Traumatologos

Introducción

La artroscopia permite ver el hombro por dentro, haciendo un diagnóstico más preciso de los problemas que ocurran en esa articulación. Además, se puede aplicar directamente un tratamiento quirúrgico puesto que la mayor parte de las estructuras del hombro son accesibles por vía artroscópica.

La artroscopia de hombro es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva, pero que nos permite acceder a los dos compartimentos que forman la articulación del hombro: la articulación glenohumeral y la articulación subacromial. Al ser poco agresiva el postoperatorio resulta menos doloroso para el paciente y nos permite un traslado domiciliario precoz. Se hace habitualmente bajo anestesia general, pero también puede hacerse con anestesia regional y sedación.

La duración del procedimiento depende del tipo de lesión existente en el hombro y de la reparación que vaya a practicarse, pero dura entre 30 y 90 minutos habitualmente. El paciente suele pasar la noche en el hospital, para evitar el dolor postopeatorio. La rehabilitación posterior al procedimiento dependerá de la intervención realizada.

Articulación subacromial

El acceso artroscópico a la articulación subacromial juega un papel fundamental en el tratamiento de las lesiones del manguito rotador (supra espinoso) y nos permite (debido a los nuevos sistemas de anclaje) reparar roturas cada vez más amplias, de modo que cada vez es más infrecuente la necesidad de la reparación abierta de este tipo de lesiones.

También permite hacer descompresiones subacromiales, útiles en pacientes que tengan lesión del manguito y estrechamiento del espacio subacromial; y también en pacientes sin lesión del manguito rotador, pero en los que la estrechez del espacio subacromial provoque dolor y limitación de la movilidad.

Articulación Glenohumeral

Accediendo a este espacio podemos tratar los cuadros de inestabilidad glenohumeral, es decir, de luxación recidivante del hombro. Las técnicas quirúrgicas artroscópicas nos permiten reparar las lesiones del lábrum que se produzcan durante las luxaciones (lesiones de Bankart y Hill-sachs, y lesión de SLAP) y que pueden ser de difícil accesibilidad por técnicas no artroscópicas.

En estos cuadros clínicos, cada vez es más raro necesitar cirugía abierta, que suele reservarse para los casos de fracaso del tratamiento artroscópico.

Unidad Traumatologos Clinica Cemtro

Visita otros artículos relacionados
con la unidad de hombro

Menú