fbpx

Hiperplasia benigna de próstata

Es una enfermedad progresiva, provocada por factores hormonales que producen una proliferación de las células de la próstata no maligna que se presenta con la edad

La hiperplasia benigna de próstata afecta a los hombres a partir de los 30 años, pasados los 50 casi la mitad de los hombres lo sufren y casi todos los varones lo padecen en algún momento de su vida. Se produce un desequilibrio que hace que nazcan más células de las que mueren y aumenta la próstata.

Hiperplasia de próstata

Hiperplasia de próstata

Factores de riesgo

  • Demográficos: como la edad y el aumento de los casos en varones de raza negra.
  • Genéticos: más riesgo en los hermanos gemelos.
  • Obesidad, dieta con grasas o carne de ternera y la hipertensión.

Prevención

Éstos son algunos factores de prevención que pueden evitar el desarrollo de la hiperplasia prostática

  • Control de peso
  • Hacer ejercicio
  • Dieta sana
  • Controles periódicos al urólogo

Síntomas

Dos fenómenos condicionan los síntomas:

  • La obstrucción de la próstata: Disminución de la fuerza urinaria, de la potencia del chorro, aumento de la frecuencia con que se necesita orinar.
  • La respuesta de la vejiga a esa obstrucción: hiperactividad vesical, la vejiga empieza a tener espasmos involuntarios y ese comportamiento aumenta el grosor de la pared.

La severidad de los síntomas no está relacionada con el tamaño.

Complicaciones

La hiperplasia de próstata es una enfermedad progresiva que puede dar lugar a complicaciones importantes:

  • Sangrado de origen prostático
  • Retención de orina

Aunque está originada por un tumor benigno puede tener consecuencias en la salud.

Diagnóstico

  • Acudir al urólogo.
  • Cuestionarios (IPSS) para categorizar los síntomas.
  • Exploración física. El tacto rectal informa del tamaño y de la consistencia.
  • Análisis de orina y sangre, y análisis de PSA.
  • ECO-Flujometría, es invasiva y permite medir la próstata, se les pide que orinen en el flujómetro para ver el chorro y después miran si la vejiga se ha vaciado por completo o no, cuando no se vacía indica que la próstata dificulta el vacío.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es mejorar los síntomas y la calidad de vida y prevenir las complicaciones de la HBP como son la retención urinaria o la insuficiencia renal.

Conservador

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden mejorar el cuadro: perder peso, hacer deporte, llevar una dieta sana y evitar el estreñimiento. Además, hay varias líneas de medicamentos nque pueden usarse para mejorar los síntomas de la Hiperplasia Benigna de Próstata:

  • Fitoterapia, extractos de plantas: tomar extractos de plantas que funcionan como placebo aunque no se ha demostrado un gran efecto…se pueden usar con síntomas leves.
  • Alfa-bloqueantes: Estos medicamentos relajan el músculo y permiten orinar. Actúan de inmediato. Funcionan mientras se toman, no tienen acción curativa, si se deja se recae en los síntomas.
  • Inhibidores de la 5 alfa reductasa: transforma la testosterona en su forma activa, evita que la testosterona actúe en la próstata y hace que haya muerte celular y la próstata se haga más pequeña. Efecto más duradero, pueden producir algo de disminución del apetito sexual y la erección.
  • Tratamiento de combinación: se tienen los dos efectos anteriores, y esta combinación es el tratamiento médico más eficaz por el que muchos hombres evitan la cirugía.

Quirúrgico

Se opta por el tratamiento quirúrgico cuando:

  • Tienen mala calidad de vida a pesar del tratamiento médico.
  • La enfermedad empiece a ser más grave:
  • Infecciones de repetición
  • Retención de orina que requiere sonda
  • Insuficiencia renal
  • Sangrado

La cirugía pretende extirpar el tumor benigno para que la orina pueda pasar desde la vejiga a la uretra.

Tratamientos quirúrgicos

Tratamientos clásicos

  • Cirugía abierta: anestesiar al paciente, abrir el abdomen e introducir la mano abriendo la vejiga para extraer el adenoma con el dedo y luego se dan puntos para reducir el sangrado. Técnica muy eficaz porque se quita todo, pero conlleva una hospitalización prolongada, sondaje postoperatorio, transfusión e impotencia sexual y urinaria.
  • Resección transuretral: entrar por la uretra con un instrumento que lava mientras se opera la próstata y se quita el adenoma. Hasta hace poco era el mejor tratamiento: ingreso durante pocos días, menor transfusión, menor porcentaje de disfunción eréctil e incontinencia urinaria y solo dos de cada diez pacientes se tenían que someter a una segunda operación a los diez años. Es una experiencia menos invasiva pero también traumática.

Fotovaporización prostática con láser verde

Se usa en la hiperplasia benigna de próstata de pequeño y mediano tamaño. La técnica se introdujo en el año 2003, utiliza un láser de 532 nm, de color verde, que tiene una alta afinidad por la oxihemoglobina de la sangre, permitiendo inducir vaporización de tejidos muy bien vascularizados, como la próstata.

Se introduce un cistoscopio láser por la uretra y se utiliza este láser para vaporizar el tejido prostático aliviando la obstrucción urinaria con poco riesgo, ya que el control del sangrado es perfecto, debido a que en el lecho del tejido que se ha vaporizado, y se forma un halo de coagulación de 1-2 mm muy eficaz (una de las complicaciones más molestas y frecuentes de otras técnicas es el sangrado uretral).

Fotovaporización con láser verde

Fotovaporización con láser verde

Esta técnica permite operar a los pacientes en régimen ambulatorio o con una estancia menor de 24 horas, requiere sondaje durante 6-4 horas, con una tasa de transfusión sanguínea del 0,1%.

La dificultad que presenta esta técnica, al igual que la RTU clásica, es extirpar todo el tejido adenomatoso. Por eso, también puede tener una tasa elevada de retratamiento, del 15-20% al cabo de 5 años.

Es importante comprender que este láser, a diferencia de otros láseres usados en medicina, (como los láseres oftalmológicos, que se utilizan de forma computarizada, con poca intervención del cirujano) se usa como un bisturí, y por lo tanto los resultados están muy determinados por la experiencia que tenga el cirujano que lo va a utilizar.

Un aspecto desventajoso es que es una técnica destructiva, el tejido no se puede analizar, lo que puede dar lugar a no detectar un cáncer oculto (se detectan cánceres ocultos en el 3-5% de los pacientes sometidos a una RTU).

El estudio GOLIATH (Eur Urol. 2014 May;65(5):931-42.), recientemente publicado, ha demostrado fehacientemente la no inferioridad de esta técnica frente a la RTU convencional. Esta técnica es recomendada por las directivas de la asociación europea y americana de urología como opción de tratamiento estándar de la HBP.

Enucleación prostática con láser verde

Se usa en hiperplasia benigna de próstata de gran tamaño o con riesgo de cáncer.
El urólogo español Fernando Gómez Sancha ha desarrollado en los últimos cuatro años una nueva técnica con el láser verde, que consiste en utilizarlo para diseccionar el plano entre la cápsula y el adenoma de próstata, que permite volcar el adenoma a la vejiga para posteriormente realizar la extracción del tejido con un aspirador de tejido o morcelador tisular.

Enucleación prostática con láser verde

Enucleación prostática con láser verde

Esta técnica mantiene las ventajas de la excelente coagulación que proporciona este láser pero con la ventaja de poder extirpar el adenoma de próstata de forma total y permitir el análisis del tejido.

Visita otros artículos relacionados
con la unidad de urología

Menú